Por qué las mujeres necesitan liberarse de la religión

La religión organizada siempre ha sido y continúa sien-do el mayor enemigo de los derechos de las mujeres. En el mundo occidental dominado por cristianos, dos ver-sículos de la Biblia en particular resumen la posición de las mujeres:

“Multiplicaré tus sufrimientos en los embarazos y darás a luz a tus hijos con dolor. Siempre te hará falta un hom-bre, y él te dominará”. En este tercer capítulo de Géne-sis, la mujer perdió sus derechos, su posición, incluso su identidad, y la maternidad se convirtió en una maldición infligida por Dios que degrada su estatus en el mundo.

En el nuevo testamento, la Biblia decreta: “Que la mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán se formó primero, y luego Eva. Y Adán no fue engaña-do, sino la mujer, engañada, incurrió en transgresión”, 1 Tim. 2:11-14

Solo un versículo de la Biblia, “No dejarás con vida a la hechicera” (Éxodo 22:18), es responsable de la muerte de decenas de miles, quizá de millones, de mujeres. ¿Acaso las mujeres y quienes se preocupan por ellas necesitan más evidencia del gran daño del cristianismo, predicado como lo ha sido en estas y otras enseñanzas similares so-bre las mujeres?

La escritora de la Iglesia Tertuliana dijo: “Cada una de ustedes, mujeres, es una Eva... Ustedes son la puerta del Infierno, son la tentación del árbol prohibido; son las primeras en desertar la ley divina”.

Martin Lutero decretó: “Si una mujer se cansa y fi-nalmente muere por tener hijos, no importa. Dejen que muera por tener hijos, ella está allí para eso”.

Tales enseñanzas llevaron a la feminista del siglo XIX Elizabeth Cady Stanton a escribir: “La Biblia y la Iglesia han sido los mayores escollos en el camino de la emanci-pación de la mujer”.

Las diversas iglesias cristianas lucharon con uñas y dientes contra el progreso de las mujeres, oponiéndoles todo, desde el derecho de las mujeres a hablar en público, hasta el uso de anestesia en el parto (ya que la biblia dice que las mujeres deben sufrir en el parto) y el sufragio fe-menino. Hoy, el oponente más organizado y formidable de los derechos sociales, económicos y sexuales de las mujeres sigue siendo la religión organizada. Los religio-sos derrotaron la enmienda de igualdad de derechos. Los fanáticos religiosos y los acosadores están actualmente involucrados en una guerra abierta de terrorismo y aco-so contra las mujeres que tienen abortos y el personal médico que los atiende. Aquellos que buscan desafiar las desigualdades y promover el estatus de las mujeres hoy están luchando contra una coalición masiva de igle-sias y grupos religiosos protestantes y católicos funda-mentalistas movilizados para luchar contra los derechos de las mujeres, los derechos de los homosexuales y el go-bierno secular.

¿Por qué las mujeres siguen siendo ciudadanas de se-gunda clase? ¿Por qué hay una guerra promovida por la religión contra los derechos de las mujeres? Porque la Biblia es un manual para la subyugación de las mujeres. La Biblia establece el estado inferior de la mujer, su “im-pureza”, sus transgresiones y la relación de maestro/ser-vidor ordenada por Dios al hombre. Las mujeres Bíblicas son posesiones: los padres las poseen, las venden como esclavas, incluso las sacrifican. La Biblia sanciona la vio-lación durante la guerra y en otros contextos. Las esposas están sujetas a una “inspección nocturna” como novias, sancionadas por la ley mosaica, los celos masculinos y el divorcio de las esposas son aceptados. Las etiquetas bíbli-cas más típicas de las mujeres son “ramera” y “prostituta”.

Se describe que tienen poderes malvados, incluso satáni-cos de atracción. El desprecio por el cuerpo y la capacidad reproductiva de las mujeres es uno de los fundamentos de la Biblia. Los pocos modelos a seguir que se ofrecen son estereotipados, convencionales e inadecuados, con heroí-nas de la Biblia admiradas por su obediencia y espíritu de batalla. Jesús desprecia a su propia madre, negándose a bendecirla, y emite advertencias terribles sobre el destino de las mujeres embarazadas y lactantes.

Hay más de 200 versículos de la Biblia que menospre-cian específicamente a las mujeres. Estos son solo algunos:

  • Génesis 2:22 Mujer creada de la costilla de Adán
  • 3:16 Mujer maldita: maternidad, pecado, matrimonio, esclavitud
  • 19:1–8 Violen vírgenes en lugar de ángeles varones
  • Éxodo 20:17 Insultando el décimo mandamiento
  • 21:7–11 Reglas injustas para las sirvientas, pueden ser esclavas sexuales
  • 22:18 “No dejarás vivir a la hechicera”
  • 38:8 Las mujeres no pueden entrar al tabernáculo
  • Levítico 12:1–14 Las mujeres que tienen hijos son inmundas 7 días
  • 12:4–7 Las mujeres que tienen hijas son inmundas 14 días
  • 15:19–23 Los períodos menstruales son impuros
  • 19:20–22 Si el maestro tiene sexo con una mujer com-prometida, ella será azotada
  • Números 1: 2 La encuesta de personas solo incluye hombres
  • 5:13–31 Prueba de adulterio barbárica
  • 31:16–35 “Vírgenes” enlistadas como botín de guerra
  • Deuteronomio 21:11–14 Manual de violación
  • 22:5 Abominación hacia las mujeres que lleven vesti-mentas de hombre y viceversa
  • 2:13–21 Prueba de virginidad barbárica
  • 22:23–24 Mujer violada en la ciudad, ella y su violador murieron apedreados
  • 22:28–29 La mujer debe casarse con su violador
  • 24:1 Los hombres pueden divorciarse de la mujer por “impura”, no al revés
  • 25:11–12 Si la mujer toca el pene del enemigo, le cor-tarán la mano
  • Jueces 11:30–40 La hija de Jefté que no tiene nombre se sacrificó
  • 19:22–29 Concubina sacrificada a multitud de viola-dores para salvar al hombre
  • 1 Reyes 11:1–4 El Rey Salomón tuvo 700 esposas y 300 concubinas
  • Job 14:1–4 “¿Quién puede sacar algo limpio de lo im-puro? Nadie...”
  • Proverbios 7:9–27 Las mujeres malvadas seducen a los hombres, los envían al infierno
  • 11:22 Una de las numerosas humillaciones proverbiales
  • Isaías 3:16–17 Dios azota, viola a mujeres arrogantes
  • Ezequiel 16:45 Una de las numerosas denuncias obscenas
  • Mateo 24:19 “[Ay] de los que están preñados”
  • Lucas 2:22 María impura después del nacimiento de Jesús
  • 1 Corintios 11:3–15 El hombre es la cabeza de la mujer; hombre como única imagen de Dios
  • 14:34–35 Las mujeres guarden silencio, aprendan solo de los esposos
  • Efesios 5:22–33 “Esposas, someteos ...”
  • Colosenses 3:18 más “Las esposas se someten”
  • 1 Timoteo 2:9 Las mujeres se arreglan con vergüenza
  • 2:11–14 Las mujeres aprenden en silencio en toda su-jeción; Eva era pecadora, Adán sin culpa

¿Por qué las mujeres, y los hombres que respetan a las mujeres, deben honrar y apoyar las religiones que predi-can la sumisión de las mujeres, que hacen de la subyu-gación de las mujeres un punto angular de su teología?

Cuando se intenta basar las leyes en la Biblia, las mujeres deben tener cuidado. El principio constitucional de sepa-ración entre la Iglesia y el Estado es la única medida se-gura que se interpone entre las mujeres y la Biblia.

Para obtener más información sobre el tratamiento de las mujeres en la Biblia, lea los libros: La Biblia me lo dice y mujeres sin superstición: Sin dioses y sin amos por Annie Laurie Gaylor y Guía de la Biblia para los escépticos de los vueltos a nacer por Ruth Hurmence Green (disponibles en la dirección a continuación).

Únete a Freedom From Religion Foundation para ayudar a educar sobre la raíz de la opresión de las mujeres y lograr la separación absoluta de la Iglesia y el Estado.

Envíe su membresía deducible de impuestos de $40 a Freedom From Religion Foundation, P.O. Box 750, Madison WI 53701.

FFRF is a non-profit, educational organization. All dues and donations are deductible for income-tax purposes.

FFRF has received a 4 star rating from Charity Navigator

FFRF is a member of the Secular Coalition for America

FFRF privacy statement